Castellano
International

Nuevas dificultades para el acceso al crédito de las personas mayores en Europa

Las personas mayores en Europa se enfrentan a muchas barreras cuando intentan acceder a herramientas financieras básicas que las mantienen en el desierto financiero, ...

De valorsocial

Las personas mayores en Europa se enfrentan a muchas barreras cuando intentan acceder a herramientas financieras básicas que las mantienen en el desierto financiero, según un nuevo informe de Finance Watch

Titulado “A Wrinkle in the Process: Financial Inclusion Barriers in an Ageing Europe” y escrito por la investigadora de Finance Watch Emily Glantz con Paul Fox, el estudio muestra cómo los límites de edad, la digitalización, así como la pobreza o los bajos ingresos son las principales barreras que afectan el acceso de las personas mayores a un paquete básico de servicios financieros. Este paquete está formado por dinero en efectivo, una cuenta de pagos, una cuenta de ahorros, un producto de pensión seguro del tercer pilar, seguro de automóvil, seguro de salud, seguro de hogar y seguro personal.

Portada del Estudio recientemente publicado por Finance Watch

Las personas de 55 años o más, definidas como «mayores», representan más de un tercio de la población europea, y este grupo de edad superará el 40% para 2050. Las personas en la categoría de 65 años o más representan una quinta parte de la población de la UE.

Los mayores de 55 a menudo carecen de habilidades digitales, no poseen un dispositivo de teléfono inteligente o no tienen acceso a Internet. En cuanto a los rasgos sociales y de salud, también es más probable que vivan de forma remota, con alguna discapacidad, enfermedad y movilidad reducida. En 2019, el 16,1% de las personas mayores de 60 años (19,1 millones) se encontraron en riesgo de pobreza o exclusión social, frente a los 15,5 millones en 2011.

La confluencia de una Europa que envejece y un auge de la tecnología financiera digital en la «Nueva Normalidad» se produce a diferentes ritmos en los Estados miembros de la UE, lo que genera una preocupación a largo plazo para la sociedad y para los responsables políticos, que buscan apoyo electoral en este activo bloque de votantes.

La autora, Glantz, dice que “el panorama financiero actual pone a las personas mayores en riesgo de exclusión». De cara al futuro, «la sociedad y los responsables políticos deben tener en cuenta cómo la digitalización, los límites de edad, los bajos ingresos y la imparcialidad de género afectan los resultados de la inclusión financiera en las etapas de la vida antes de la jubilación y la jubilación «.

Eliminar barreras genera rechazo

Los esfuerzos para eliminar las barreras enfrentan el rechazo de los críticos que dicen que la brecha digital es un problema temporal y que  mantener el acceso presencial evita que Europa esté orientada hacia el futuro. Los cierres de sucursales continúan a medida que prolifera la banca de bajo costo a través de Internet y el móvil. Pero que los ladrillos convivan con los clics, junto con el abordaje de otras barreras, permite una base más amplia de personas a las que se atiende, incluidos los colectivos más vulnerables que dependen todavía del efectivo y las oficinas.

Fortaleciendo los derechos de las personas mayores

Las políticas a nivel de la UE pueden fortalecer los derechos de las personas mayores para que disfruten de autonomía, protección y un sentido de pertenencia independientemente de su edad. La directiva horizontal contra la discriminación congelada en 2008 sofocó las oportunidades para combatir la discriminación por edad fuera del empleo. Los autores argumentan que se deben reconsiderar los límites de edad para las hipotecas que impiden la propiedad de una vivienda desde los 55 o 60 años.

Las pólizas de seguros también deben abordar las altas tasas de seguro basadas solo en la edad que pueden obstaculizar la protección de los hogares de mayor edad. La falta de productos para personas de bajos ingresos también frena el acceso. Los autores instan a la plena implementación de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y una resurrección de la directiva horizontal. En el frente digital, los Estados miembros de la UE deben apuntalar una falta persistente de apoyo financiero y legal de algunos Estados miembros para las tecnologías de asistencia.

Según Glantz, «si bien algunos argumentan que hay suficientes normas que protegen a las personas mayores, estas se quedan cortas». La investigadora explica que las personas mayores «pueden enfrentarse a circunstancias que las hacen más vulnerables a la exclusión, la discriminación o la explotación». Y que «la legislación contra la discriminación por edad más allá del empleo y la implementación completa de la CDPD pueden ayudar«, así como «expandir la clasificación de tecnología de asistencia para incluir salvaguardas ‘inclusivas para la discapacidad’ contra las fuerzas del mercado y excluir la exclusión «.

Con el foco en los productos, los servicios, las pensiones.

Por el lado de la oferta, las autoras del informe instan a que se concentre más en hacer que los productos, servicios y estructuras de bienestar sean adecuados para atender a la población que los usa. Citan que el 60% de los que respondieron a la encuesta en toda la UE consideró que sus planes públicos de pensiones no eran adecuados para llevar una vida digna, como consta en el artículo 25 de la Carta de la UE.

Las mujeres que respondieron a la encuesta tenían más probabilidades de tener pensiones inadecuadas y, por lo tanto, más barreras para acceder a otras herramientas financieras, debido al apoyo limitado en créditos de cuidado, cuidado de niños y la persistente discriminación de género.

Los datos de la encuesta también señalan que las pensiones complementarias, los seguros de salud privados y los productos de crédito seguro son, con demasiada frecuencia, inaccesibles. A medida que el panorama financiero se vuelve más complejo, las personas no pueden tener la responsabilidad de defenderse de productos complejos o incluso depredadores, señala el informe. Este punto es crucial dado que la capacidad cognitiva para adaptarse a las nuevas tecnologías decae en la vejez. Productos e interfaces simples y asequibles conducen a una mejor usabilidad y acceso para otros grupos.

Glantz concluye: “Los hallazgos y recomendaciones contenidos en el texto señalan y brindan soluciones para hacer caer las barreras financieras al servicio de la demanda. Al mismo tiempo, descubrimos una necesidad urgente de fortalecer los derechos de las personas mayores como una cuestión de justicia social, igualdad y dignidad humana».

El mejor modo de mantenerte al día.

Desde la redacción de Valor Social a tu correo una selección de noticias de finanzas éticas y economía sostenible.