Castellano
finanzas éticas

“Ha sido un reto pero la banca ética tiene los mejores resultados ante la crisis”, Sònia Molina, directora de la delegación de Barcelona de Fiare Banca Etica

Entrevistamos a Sònia Molina Vila, directora de la delegación de Barcelona de Fiare Banca Etica. Tiene más de 19 años de experiencia ...

De Alba Crespo Rubio

Entrevistamos a Sònia Molina Vila, directora de la delegación de Barcelona de Fiare Banca Etica. Tiene más de 19 años de experiencia en el sector financiero, y previamente ha trabajado en la banca tradicional. Este año se incorporó a este nuevo cargo, apostando por un cambio profesional pero también personal.

¿Cuál es la razón de este cambio?

Necesitaba creer en lo que hacía y aportar valor añadido a la sociedad mediante mi actividad profesional. De Fiare Banca Etica me cautivó su vocación de transformación social.

¿Cómo se está viviendo desde el sector de las finanzas éticas la crisis actual?

Desde Fiare Banca Etica, esta situación la estamos viviendo con preocupación, porque una vez más, la crisis, en primer lugar sanitaria y después económica, afecta las personas más vulnerables. Como sociedad estamos retrocediendo porque ha incrementado en número de personas en el lindar de la pobreza y estamos perdiendo bienestar social. Las entidades vinculadas al sector social han de dedicar más esfuerzos y recursos para atender las necesidades básicas como la alimentación y la vivienda, y la previsión es que este esfuerzo tenga que aumentar, porque cada vez hay más familias sin ingresos.

¿Qué lectura se puede realizar a partir de ésto de cómo funciona el sistema bancario, financiero, económico? 

El modelo económico y financiero actual se basa en el capitalismo neoliberal, que prioriza la obtención del máximo beneficio y el individualismo por encima de las personas y el estado del bienestar.

En Fiare Banca Etica entendemos la banca como la forma de impulsar proyectos que favorezcan un modelo de sociedad más equitativa y respetuosa con el medio ambiente y las personas. Trabajamos con empresas y organizaciones que generan un impacto social y medioambiental positivo, como puede ser la atención a las personas, la eficiencia energética, la educación y la cultura, la comercio justo, la agroecología…

… y además, a pesar de todo, los bancos éticos están teniendo resultados positivos. Cuéntanos como se están desempeñando y, en concreto, el Grupo Banca Etica y Fiare.

Los informes sobre banca ética a nivel europeo lo ponen de manifiesto: durante los últimos diez años, los bancos éticos muestran unos niveles de estabilidad, de crecimiento y morosidad mucho mejores que la banca tradicional. Son el futuro del sistema bancario y sería muy bueno que la ciudadanía apostara solo por éstos.

El grupo Banca Etica y Fiare se inspiran en las finanzas éticas: la transparencia, la sobriedad, la participación, la eficiencia y la atención a las consecuencias no económicas de las acciones económicas.

Los productos financieros que ofrecemos fomentan un mundo mejor para invertir en aquellas empresas y organizaciones relacionadas con la sostenibilidad, el comercio justo y el bienestar social. Para garantizarlo, hacemos una evaluación socioambiental en todas las operaciones finanzadas, para valorar su impacto hacia la sociedad.

“Durante los últimos diez años, los bancos éticos en Europa han tenido unos niveles de estabilidad, de crecimiento y morosidad mucho mejores que la banca tradicional”

¿Qué propuestas y apuestas concretas se están haciendo?

Las medidas que hemos puesto en marcha a causa de la emergencia sanitaria en un primer momento han sido ajustar tarifas y procesos para ganar agilidad en momentos tan complejos como el confinamiento. Queremos transmitir proximidad, para conocer su situación y escuchar las entidades para poder darles respuesta.

A nivel concreto hemos ofrecido la posibilidad de solicitar una moratoria en aquellas operaciones de crédito ya activas y las entidades que lo han necesitado se han acogido. Hemos ofrecido propuestas de financiación con garantías extras, como la garantía del Fondo Europeo de Inversiones (FEI), la garantía del Instituto de Crédito Oficial (ICO) y Elkargipar, que ofrecen líneas de financiación avaladas por el Estado y el Gobierno autonómico vasco.

Ésto nos ha permitido dar respuesta a las necesidades de tesorería de nuestras entidades clientes y otras nuevas.

La respuesta por parte de las entidades que hemos acompañado ha sido muy positiva porque hemos aplicado y ofrecido medidas concretas en momentos que requerían agilidad y seguridad.

En la oficina de Barcelona es dónde más resultados se han obtenido en ese sentido. ¿Cuáles han sido?

Desde el mes de marzo, en la delegación de Barcelona se han financiado un total de casi 12 millones de euros, de los cuales un 60% se han destinado a entidades del sector social.

Y, precisamente, esta oficina empezó reciente a funcionar en un espacio “propio”, y tú también hace poco te incorporaste. ¿Cómo han sido estos casi seis meses de cambios?

El nuevo espacio es grande y acogedor, los detalles muy cuidados, los materiales usados han sido escogidos con criterios de sostenibilidad. Es muy inspirador para el equipo de trabajo y las personas que nos visitan.

El confinamiento ha sido todo un reto, pero el resultado ha sido extraordinario y hablo desde el sentido más humano. Todo el equipo de Barcelona ha trabajado duro, de forma dinámica y resiliente.

Hemos tenido el acompañamiento de todo el equipo de servicios centrales y de las compañeras y compañeros de Bilbao y Madrid. Creo que puedo decir que somos, todas y todos, un equipo profesional fantástico y personas muy comprometidas con el proyecto. Somos, además, muy conscientes del momento tan complejo que vivimos y queremos estar a la altura de las circunstancias y apoyar nuestras organizaciones.

Oficina de la delegación de Barcelona de Fiare Banca Etica

¿Cuál es tu mirada hacia la situación actual, y cómo prevees esta época que viene?

Me gustaría ser optimista pero creo que la crisis se intensificará cuando acaben los ERTEs, y las familias sufrirán una bajada importante en sus ingresos, el paro incrementará. Vivo en el barrio de Sant Antoni, y hay muchos comercios que no volverán a abrir las puertas, muchos de ellos son tiendas históricas del barrio…

Pero esta semana se ha hecho un gran salto adelante, se ha aprobado la ley del Ingreso Mínimo Vital, una buena medida contra la pobreza. Ahora hace falta seguir avanzando y poner las personas en el centro de las políticas de este país.

“La crisis se intensificará cuando acaben los ERTEs,  las familias sufrirán una bajada importante en sus ingresos y el paro incrementará; pero el IMV puede ser una buena medida contra la pobreza”

Como has trabajado antes en la banca convencional, ¿qué diferencias podrías, desde tu perspectiva, explicar entre estos dos enfoques, sobre todo en la relación con los clientes/usuarios?

Es una pregunta muy fácil de responder. En la banca tradicional lo que más importa es el beneficio de la propia entidad, sin importar los mecanismos para conseguirlo. En las últimas semanas ya hemos visto ejemplos de mala praxis, como condicionar la concesión de préstamos ICO a la contratación de algún producto vinculado. Este ejemplo lo explica todo.

Fiare Banca Etica nació con la intención de crear una entidad de crédito para canalizar el ahorro hacia iniciativas económicas que puedan crear puestos de trabajo, innovación social, bienestar a las personas, etc. Y se basa en la idea de que el dinero no es un fin en sí mismo, sino el medio para conseguir la transformación hacia una sociedad más justa.

¿Cómo crees que se debe estar viviendo el momento actual en los bancos sistémicos, tanto en lo laboral como en los resultados y la experiencia de los clientes?

Los resultados de la banca tradicional han disminuido por la reducción del margen de las operaciones financieras y la disminución de ingresos por comisiones, entre otras cosas. Como respuesta, han implantado reestructuraciones de plantilla y cierre de oficinas para compensar la pérdida de rentabilidad. En el día a día, la presión de recuperar beneficios se ha trasladado a las trabajadoras mediante altas exigencias comerciales y resultados enfocados a objetivos lucrativos.

“Los resultados de la banca tradicional han disminuido y como respuesta se ha reestructurado plantilla y se ha trasladado la presión de recuperar beneficio a las trabajadoras”

La crisis financiera de 2008 hizo que se endurecieran las exigencias y la normativa a cumplir por las entidades financieras. La intención era asegurar que la caída de un banco no arrastrara a los demás por el efecto ola.

Estas medidas han permitido que los bancos estén más preparados para afrontar una crisis económica y por lo tanto financiera. En la situación actual, deberán encontrar el equilibrio entre facilitar crédito a las empresas para seguir con su actividad y el acompañamiento a las familias afectadas por expedientes de regulación temporal y el paro.

El mejor modo de mantenerte al día.

Desde la redacción de Valor Social a tu correo una selección de noticias de finanzas éticas y economía sostenible.