Castellano

Miembros de la Alianza de las Finanzas por el Clima continúan financiando combustibles fósiles

Formar parte de una alianza -la más grande, la más publicitada y la más ambiciosa- que tiene como objetivo lograr cero emisiones ...

Di Valentina Neri
Foto ©iStock

Formar parte de una alianza -la más grande, la más publicitada y la más ambiciosa- que tiene como objetivo lograr cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2050, y, mientras tanto, repartir miles de millones a carbón , petróleo y gas natural. Es lo que han hecho los principales firmantes de la Glasgow Financial Alliance for Net Zero (GFANZ), una alianza global del sector financiero para llegar a cero emisiones. Una incoherencia desenmascarada por un informe elaborado por trece organizaciones no gubernamentales, entre las que se encuentran entidades como Reclaim Finance, Rainforest Action Network y Urgewald.

Dudas sobre la Glasgow Financial Alliance for Net Zero

Fue en la COP26 , la Conferencia de las Partes sobre el Clima celebrada en Glasgow, cuando el exgobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, y el magnate editorial Michael Bloomberg impulsaron la llamada Glasgow Financial Alliance for Net Zero (Alianza Financiera de Glasgow para Cero Emisiones Netas). Una alianza con la que gestoras de activos, bancos y aseguradoras apuestan por acelerar la descarbonización de la economía global. Cuenta actualmente con más de 550 miembros que gestionan más de 150 billones de dólares en activos.

¿Demasiado bueno para ser verdad? Tal vez sí. Porque, pronto, esta aparentemente encomiable iniciativa ha comenzado a mostrar las primeras grietas. Menos de un año después de su debut, el periódico británico The Guardian publicaba una investigación con datos sobre los planes de expansión a corto plazo de las compañías gasistas y petroleras a nivel mundial, un 60% de los cuales contaba ya con un compromiso real de financiación.  Un nuevo informe, publicado ahora durante el Foro Económico Mundial de Davos por este conjunto de ONG, confirma una sospecha bien fundada.

Cientos de miles de millones para carbón, petróleo y gas

Los investigadores han analizado las inversiones de 161 instituciones financieras que forman parte de la Alianza Financiera de Glasgow para Net Zero. En concreto , 56 bancos, 58 gestoras de activos, 42 inversores institucionales (propietarios de activos) y 15 compañías de seguros. Cada una de estas categorías pertenece a una subalianza sectorial. Por lo tanto, los detalles sobre los objetivos varían ligeramente, pero todos son socios en la campaña Race to Zero de las Naciones Unidas, que busca la eliminación gradual del apoyo a nuevos proyectos relacionados con los combustibles fósiles. Un criterio tan claro como ignorado.

Desde que se unieron a Glasgow Financial Alliance for Net Zero hasta agosto de 2022, los 56 bancos han proporcionado 270.000 millones de dólares en préstamos y suscripciones a 102 empresas de combustibles fósiles. Empresas que se han puesto manos a la obra para poner en producción 137.000 millones de barriles equivalentes de petróleo y  92 gigavatios de energía procedente del carbón (aproximadamente la capacidad actual de Japón sumada a la de Sudáfrica). Un ejemplo: Citi, BNP Paribas, HSBC, Mitsubishi UFJ y Société Générale contribuyeron a un maxipréstamo de 10.000 millones a Saudi Aramco. En cuanto a los 58 gestores de activos, resulta que en septiembre de 2022 poseían al menos 847.000 millones de dólares en acciones y bonos de 201 empresas empeñadas en ampliar la producción de combustibles fósiles.

De Citigroup a Barclays, financiadores de la expansión de los combustibles fósiles

No estamos hablamos genéricamente de empresas que operan en el sector energético, sino de empresas que están aumentando la producción de combustibles fósiles. Lo cual es claramente incompatible con el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados, tal y como ha confirmado la Agencia Internacional de la Energía. De los 161 miembros de la Glasgow Financial Alliance for Net Zero que fueron encuestados, sólo 61 tienen una política que limita las ayudas a quienes participan en nuevos proyectos relacionados con el carbón. De estos 61, sólo nueve tienen una política considerada estricta: todas las entidades francesas, más la italiana Unicredit.

Las cifras son estratosféricas. Citigroup aprobó 136 transacciones que proporcionaron o facilitaron directamente 30.000 millones de dólares en capital a empresas como Saudi Aramco, QatarEnergy y Gazprom. Barclays ha aprobado 58, por un total de al menos 9.000 millones de dólares. Ambos figuran entre los miembros fundadores de la Glasgow Financial Alliance for Net Zero.

Perjuicio para la acción climática real

«La ciencia es muy clara. Debemos detener cuanto antes el desarrollo de nuevos proyectos de carbón, petróleo y gas si queremos alcanzar nuestros objetivos climáticos y evitar el peor de los escenarios posibles«. Lo recuerda Lucie Pinson, fundadora y directora ejecutiva de Reclaim Finance.

«Sin embargo«, continúa, «esta es la norma para la mayoría de los bancos e inversores, que siguen apoyando a los promotores de combustibles fósiles sin ninguna restricción, a pesar de sus compromisos de alto perfil con la neutralidad del carbono«, añade. Su ecopostureo es tanto más perjudicial cuanto que pone en duda la sinceridad de todas las promesas de cero emisiones netas y socava los esfuerzos de quienes actúan de verdad por el clima.

 

*Este artículo se ha publicado originalmente en italiano, en el portal valori.it

 

El mejor modo de mantenerte al día.

Desde la redacción de Valor Social a tu correo una selección de noticias de finanzas éticas y economía sostenible.