Castellano

Los grandes bancos dedican 4,6 billones a combustibles fósiles en seis años

Banco Santander, BBVA y Caixabank siguen apareciendo en la lista de entidades financiadoras a pesar de sus compromisos medioambientales   4,6 billones de dólares en ...

Di Andrea Barolini y redacción valorsocial
Foto iStock by @luigi giordano
  • Banco Santander, BBVA y Caixabank siguen apareciendo en la lista de entidades financiadoras a pesar de sus compromisos medioambientales

 

4,6 billones de dólares en sólo seis años. Esta es la estratosférica cantidad que los 60 mayores bancos del mundo han concedido al sector de los combustibles fósiles. Así lo revela el nuevo informe «Banking on Climate Chaos 2022«, publicado por seis organizaciones no gubernamentales: Rainforest Action Network, BankTrack, Sierra Club, Indigenous Environmental Network, Oil Change International y Reclaim Finance.

Estos datos confirman que el sector de las finanzas sigue apoyando el carbón, el petróleo y el gas, incluso después del Acuerdo de París de 2015, en el que el mundo se comprometió a reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero, con el objetivo de mantener el crecimiento de la temperatura media mundial en un máximo de 2 grados centígrados para finales de siglo y mantenerse lo más cerca posible de 1,5 grados centígrados.

Según el informe, solo en 2021, 742.000 millones de dólares acabaron en las arcas de las empresas relacionadas con los fósiles. «Incluso en un año en el que muchos actores se han comprometido a reducir a cero las emisiones de gases de efecto invernadero a largo plazo, las finanzas continúan con el negocio habitual que nos está llevando a la catástrofe climática«, explican los autores del informe. Y si la financiación en 2021 parece haberse «estabilizado», aún permanece «en niveles más altos que en 2016, el primer año tras la adopción del Acuerdo de París«.

Evolución de la financiación en combustibles fósiles 2016-2021. Gráfico del informe banking on Climate Chaos 2022
Banco Santander, BBVA y Caixabank siguen apareciendo en la lista

El flujo de financiación sigue procediendo principalmente, como se destacó en las primeras ediciones del informe, de los bancos estadounidenses. En particular, JPMorgan Chase, Citigroup, Wells Fargo y Bank of America. Sólo estos cuatro bancos representan una cuarta parte del capital en cuestión durante los seis años considerados. En quinto lugar, se encuentra el Royal Bank of Canada. Las instituciones con peores resultados en Europa y Japón son, respectivamente, Barclays y MUFG. Y no faltan los bancos españoles de siempre Banco Santander, BBVA y Caixabank.

El Banco de Santander se ubica en el puesto 32 del informe, con una inversión de 42.913 millones de dólares en combustibles fósiles desde 2016, aumentado en este período sus inversiones en 200 millones de dólares para perforaciones en el Ártico, para la extracción de uno de los combustibles fósiles de alto impacto climático. El BBVA ocupa el puesto 42, con una inversión total de 26.273 millones de dólares y Caixabank ocupa el puesto 56, habiendo destinado 5.741 millones durante los últimos seis años.

Mientras promocionaban sus compromisos en materia medioambiental, como la participación del Banco Santander como miembro fundador en la Net Zero Bank Alliance, sólo en 2021, el conjunto de las entidades analizadas en el informe concedieron 185.500 millones a las cien empresas que más están expandiendo el sector de los combustibles fósiles como Saudi Aramco y ExxonMobil. Una situación totalmente incompatible con los objetivos climáticos fijados por la comunidad internacional.

Portada del informe
Sectores financiados por los bancos

El informe Banking on Climate Chaos también especifica los sectores en los que los grandes bancos han concentrado su negocio. No han excluido ni siquiera los que se sabe que son perjudiciales para el clima. Es el caso, por ejemplo, de las arenas bituminosas de las que se extrae el petróleo, principalmente en la provincia canadiense de Alberta. Este es también el caso de la región del Ártico, donde los problemas de las emisiones de gases de efecto invernadero van acompañados del riesgo de posibles catástrofes medioambientales. Porque un accidente en esas latitudes sólo podría ser desastroso.

Además, las entidades financieras no han descartado el fracking, es decir, la facturación hidráulica para la explotación de gas y petróleo de esquisto, acusado de contaminar los acuíferos y producir terremotos. O la perforación en alta mar. Mientras tanto, sólo unos pocos bancos han adoptado parcialmente políticas encaminadas al cambio. Banque Postale, Nordea e Intesa Sanpaolo, por ejemplo, han decidido bloquear la financiación a algunas empresas que todavía quieren poner en marcha nuevos proyectos relacionados con el carbón. Pero se trata de compromisos concretos y no de acciones generales de un mundo, el de las finanzas, de cuyas decisiones dependerá gran parte del futuro del planeta.

El mejor modo de mantenerte al día.

Desde la redacción de Valor Social a tu correo una selección de noticias de finanzas éticas y economía sostenible.