Castellano

Presión para que gas y energía nuclear no se incluyan en la taxonomía «verde» de la UE

El comité de expertos en la materia y varios países europeos envían sus críticas a la UE, rechazando su inclusión entre ...

Di valorsocial
Tihange Nuclear Power Station in Huy, Belgium / iStock

El comité de expertos en la materia y varios países europeos envían sus críticas a la UE, rechazando su inclusión entre las fuentes de energía verde

La Plataforma de Finanzas Sostenibles, grupo de expertos designados por la Unión Europea para ayudar a desarrollar las reglas sobre inversiones sostenibles, y el grupo de países compuesto por España, Austria, Dinamarca y Luxemburgo han enviado sendas cartas a la Comisión Europea cuestionando la propuesta de incluir el gas y la energía nuclear dentro de la clasificación de sostenibles. Ambos grupos consideran que ni el gas ni la nuclear cumplen los criterios científicos y legales para ser considerado sostenibles y critican que la propuesta es contraria a la consecución de los objetivos europeos de emisiones netas cero para 2050.

Estas respuestas se envían tras el borrador presentado el pasado 31 de diciembre por la Comisión Europea, en el que se incluía la energía nuclear y el gas en la lista de actividades económicas consideradas como “sostenibles” (la llamada taxonomía de inversiones sostenibles). En dicho texto la Comisión reconoce a la energía nuclear y al gas natural como energías de “transición”, aceptando que a pesar de no ser limpias son importantes en el camino hacia el dominio de las renovables. El texto de la Comisión Europea fue enviado a diferentes agentes (Estados miembros y comité de expertos-Plataforma de Finanzas Sostenibles) para que analizaran el borrador y presentaran sus objeciones antes del 21 de enero.

Planta de procesamiento de gas de petróleo / iStock
Respuesta de la Plataforma de Finanzas Sostenibles

Según diferentes medios que han tenido acceso al documento enviado por la Plataforma de Finanzas Sostenibles, los expertos critican que la energía producida a partir de gas natural que produce más de 100 gramos de Co2 por kilovatio/hora no debe considerarse “verde”. En lo que respecta a la energía nuclear , los expertos piden su exclusión en nombre del principio de «no causar daños significativos» ( principio de inocuidad ), crucial para garantizar la elegibilidad de la etiqueta verde. Igualmente, manifiestan sus reticencias a que los objetivos en torno al gas se basen en la promesa de hacer que esos combustibles sean ecológicos en el futuro, en lugar de analizar su impacto actual. Además, el documento pide «cambios sustanciales» en el borrador de la Comisión también para garantizar que las nuevas centrales nucleares realmente contribuyan a la consecución de los objetivos climáticos europeos.

España se une a Austria, Dinamarca y Luxemburgo en una carta de rechazo conjunta

Por su parte, el grupo de países compuesto por España, Austria, Dinamarca y Luxemburgo ha enviado una carta de respuesta conjunta a la Comisión Europea en la que indican que “la propuesta de la Comisión pone en riesgo la transición energética en la UE globalmente y pone en peligro la taxonomía al clasificar la energía nuclear como sostenible, garantizándoles de facto el mismo trato que tecnologías incuestionablemente verdes como la solar y la eólica«. Igualmente, los países firmantes indican que la propuesta emite una señal equívoca a los mercados de inversión contraria a la consecución de los objetivos europeos de descarbonización ya que, dado el amplio ciclo de vida de las instalaciones gasísticas o nucleares, incluirlas en la taxonomía «corre el riesgo de provocar un bloqueo tecnológico durante muchas décadas y desvía las inversiones de las energías renovables«. Además, la carta recuerda los accidentes de Chernóbil (1986) y Fukushima (2011) y resalta que en varias décadas no habrá una forma limpia de deshacerse de los residuos radioactivos.

Estas respuestas se conocen en paralelo a la celebración de una reunión de los responsables de Medio Ambiente y Energía de los países de la UE, en Amiens (Francia). A pesar de no estar en los temas a abordar en la reunión y que en ella no se adoptarán decisiones formales, será inevitable que la taxonomía esté presente en el debate y seguro servirá para sondear posturas de los distintos países puesto que la cuestión nuclear sigue dividiendo fuertemente a la diplomacia europea, sobre todo a Alemania y Francia.

La energía nuclear, según el Secretario de Estado alemán de Medio Ambiente, Stefan Tidow, no es ni verde ni sostenible. El tema de la gestión de residuos aún no está resuelto. Tampoco es una fuente económica”. Mientras que Francia es la principal defensora de las nucleares ya que en torno al 75% de la electricidad del país proviene de esta fuente y cuenta con el respaldo de una docena de países como República Checa, Hungría o Finlandia.

Hemiciclo del Parlamento Europeo / iStock
Los próximos meses son cruciales para la taxonomía

Tras el envío de las respuestas por parte de los diferentes agentes y la finalización del proceso de consulta (consulta no vinculante), la intención del gobierno de la UE es adoptar una propuesta definitiva, presumiblemente en este mes de enero. Posteriormente, el Parlamento Europeo y el Consejo dispondrán de cuatro meses para evaluar el documento y presentar sus objeciones. El Consejo de la UE, que representa a los Estados miembros, puede rechazar la propuesta, pero necesita al menos el 72% de los Estados miembros (20) que representen, a su vez, al menos el 65% de la población de la UE. Por su parte, el Parlamento Europeo puede también rechazar la propuesta si logra mayoría en el Pleno, es decir, 353 diputados y diputadas en contra.

Por tanto, los próximos meses serán cruciales para el desarrollo de la taxonomía sostenible de la Unión Europea.

El mejor modo de mantenerte al día.

Desde la redacción de Valor Social a tu correo una selección de noticias de finanzas éticas y economía sostenible.