Castellano
Parte 10
finanzas éticas

El gas y los aviones podrían entrar en la clasificación europea como inversiones sostenibles

Se ha filtrado un borrador de los actos delegados sobre la taxonomía de las inversiones sostenibles. En este artículo se recogen las novedades ...

De Andrea Barolini
En un borrador de actos delegados sobre la taxonomía europea de las inversiones sostenibles, el gas parece considerarse en su totalidad un combustible de transición © Barbar Facemire / Pixy.org

Se ha filtrado un borrador de los actos delegados sobre la taxonomía de las inversiones sostenibles. En este artículo se recogen las novedades entorno al gas, calefacción, aviones, hidrógeno, energía nuclear.

Las reglas elegidas por la Unión Europea para la definición de actividades económicas consideradas “sostenibles” podrían presentar diversas “concesiones” a algunas industrias. Incluso las responsables de importantes emisiones de gases de efecto invernadero, que podrían gracias a esto captar grandes inversiones destinadas al mercado financiero sostenible. Esto es lo que surge de un borrador de los actos delegados, es decir, los textos a partir de los cuales habrá que aplicar concretamente la taxonomía de las actividades “verdes”.

Taxonomía de las inversiones sostenibles: el eje de la energía

El documento, enviado desde Bruselas a los representantes de los veintisiete Estados miembros, fue obtenido y publicado en el periódico online francés Contexte. Cabe recordar que el reglamento sobre taxonomía verde, publicado en el Diario Oficial de la Unión Europea en junio de 2020, establece seis objetivos medioambientales que deben respetarse para ser incluidos en la lista de actividades económicas que pueden ser objeto de inversiones sostenibles.

Dos de estos objetivos tienen que ver con la energía: la capacidad de mitigar el cambio climático y la de promover la adaptación a las consecuencias del calentamiento global. Ambos forman parte de un acto delegado único (y dos anexos) que ha publicado Contexte.

En noviembre de 2020, un primer borrador de actos delegados ya había suscitado críticas generalizadas, en particular, del mundo asociativo. La que se revela ahora es una segunda versión propuesta a los gobiernos europeos. Como apunta el diario francés, “el objetivo de la adaptación (segundo anexo) no está muy detallado. La actividad económica debe haber adoptado soluciones para reducir los riesgos climáticos. La Comisión solicita una evaluación de la relevancia de estas soluciones. En este caso, los textos publicados en noviembre han sufrido pocos cambios”. Por el contrario, para la mitigación (primer anexo) se han realizado numerosos cambios, en particular en lo que respecta al capítulo de energía.

El gas podría considerarse un combustible de transición

Para el gas, en particular, se han creado dos nuevas categorías de actividades que podrían incluirse en la taxonomía. Por un lado, la sustitución de los sistemas de calefacción urbana alimentados por un combustible fósil distinto al gas. Por otro lado, la sustitución de plantas de cogeneración. Esto se basa en una serie de objetivos que debe cumplir el nuevo sistema: tener al menos la misma capacidad que la planta anterior, estar instalada en 2025, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 50% por kilovatio hora producido. Y ser compatible con el gas de menor impacto, en ningún caso superar los 270 gramos de CO2 equivalente por kWh, instalarse ante la ausencia de alternativas viables y económicas y de bajas emisiones.

Portada del proyecto de actos delegados de la taxonomía europea de inversiones sostenibles obtenido por el diario online francés Contexte

 

Una nueva forma de acceso, por tanto, de las industrias fósiles a los fondos públicos y las inversiones privadas. Con el gas convirtiéndose, de hecho, en un combustible de transición. A cambio, no se han modificado los umbrales propuestos por el TEG, el grupo técnico de expertos que elaboró ​​un informe ad hoc sobre taxonomía, para las centrales eléctricas de gas. Es decir, en particular, 100 gramos de CO2 equivalente por kWh.

La energía nuclear excluida, por ahora, de las inversiones sostenibles. Se suavizan los criterios para el hidrógeno

En cambio, la energía nuclear parecería estar excluida (a diferencia de lo que decidió, por ejemplo, Rusia). Esto se basa en la regla de que cada actividad no solo debe beneficiar a las políticas de adaptación y mitigación, sino que no debe perjudicar los otros objetivos (biodiversidad, economía circular, protección de los océanos, limitación de las tasas de contaminación).

Esto se basa en el “principio de no causar daños significativos”. Pero según Greenpeace “se decidió dejar una puerta abierta al átomo de todos modos, ya que la Comisión se reservó el derecho a revisar el texto”.

Además, el proyecto también incluye la aviación entre las actividades de transición, “aunque -continúa la asociación ambiental- el avión es el medio de transporte con mayor impacto climático“. Riendas sueltas también para el hidrógeno: el umbral a respetar para la producción se ha elevado a 3 kilogramos de CO2 equivalente por kilogramo producido (en la primera versión era de 2.256). También en este caso, es una solicitud que vino específicamente de las industrias. En cambio, las reglas para la fabricación de baterías son más estrictas: también deben considerar las posibilidades de reciclaje.

Greenpeace: “de verde solo le quedará el nombre”

Según Ariadna Rodrigo, de Greenpeace, “el borrador indica que la Comisión Europea está abandonando cualquier deseo de avanzar en el Green Deal a través de las reglas sobre finanzas sostenibles. En lugar de centrarse en soluciones eficaces comprobadas como el aislamiento térmico o las energías renovables, quiere canalizar el dinero de los contribuyentes y las inversiones privadas a industrias destructivas. Por lo tanto, del “relanzamiento verde” solo quedará el nombre. Nos parece que lo que tenemos por delante es únicamente un ejercicio de greenwashing”. Se espera un texto definitivo de los actos delegados para la segunda quincena de abril.

El mejor modo de mantenerte al día.

Desde la redacción de Valor Social a tu correo una selección de noticias de finanzas éticas y economía sostenible.