Castellano
finanzas éticas

Crédit Coopératif y SIDI intensifican sus relaciones para desarrollar la inversión solidaria

Casi 40 años después de la creación del 1er fondo compartido (Hambre y Desarrollo) por Crédit Coopératif y CCFD-Terre Solidaire, conduciendo ...

De valorsocial
Casi 40 años después de la creación del 1er fondo compartido (Hambre y Desarrollo) por Crédit Coopératif y CCFD-Terre Solidaire, conduciendo en particular a la creación del SIDI, los socios continúan innovando juntos al servicio de unas finanzas más comprometidas.
SIDI, sigue con una iniciativa desbordante este verano. Esta semana ha entrado en el capital social de Inpulse Investment Manager, una filial de gestión de fondos de microfinanzas de Crédit Coopératif con sede en Bruselas. Dominique Lesaffre, Director General del SIDI, explica los dos objetivos principales: “ desplegar fondos destinados a instituciones de organizaciones de microfinanzas y de productores en los países en desarrollo, y atraer inversores a través de la oferta de nuevos fondos de inversión de impacto, que desarrollarán conjuntamente Inpulse, Crédit Coopératif y SIDI
Inpulse es una empresa experta en la gestión de fondos de inversión alternativos internacionales, que tiene en la diana instituciones microfinancieras, bancos cooperativos, asociaciones de ahorro y
crédito y mutuas. Desde marzo de 2020, Inpulse es una de las sociedades gestoras de OPCA (Organismos de Inversión Colectiva Alternativos) aprobados por la FSMA (Autoridad de Servicios y Mercados Financieros en Bélgica).

Para Benoît Catel, director general de Crédit Coopératif: “ La entrada de Sidi en el capital de nuestra filial Inpulse, es una fuerte señal del fortalecimiento de nuestra alianza y promete desarrollos
significativos en términos de financiación de impacto, especialmente en el ámbito de la solidaridad internacional.»  De hecho, la alianza entre Crédit Coopératif y SIDI junto a la Ong CCFD-Terre Solidaire
desde 1983, ha dado lugar a la creación de varios productos de intermediación de los que la ONG es beneficiaria, y a su vez ha supuesto el desarrollo de la financiación solidaria, en este caso, mediante la creación de la etiqueta Finansol.
Crédit Coopératif, por su parte, es accionista de SIDI desde su creación y es miembro activo de su Consejo de Supervisión. También invirtió en FEFISOL, uno de los fondos de inversión diseñados y
realizados por SIDI en 2011, destinado a apoyar a las instituciones microfinancieras y organizaciones de productores que operan en las zonas desatendidas del continente africano.
Crédit Coopératif es un banco comprometido con las transiciones ambiental y social. Su vocación es poner todas sus competencias al servicio de los actores de la economía real. Históricamente es un banco cooperativo para personas jurídicas y su capital es aportado al 100% por sus clientes: cooperativas, Pymes-Pymes, mutuas, asociaciones, organizaciones de interés general y los movimientos que las representan. Realzando así el valor de la participación del cliente.
Por su parte SIDI, Solidaridad Internacional para el Desarrollo y la Inversión, es un inversor solidario creado en 1983 por la Ong
CCFD-Terre Solidaire para apoyar la consolidación de actividades económicas que tengan como fin mejorar las condiciones de vida de
poblaciones vulnerables en los países del sur y del este. SIDI apoya así tanto a los actores locales, como a las instituciones, organizaciones financieras y de productores, que desarrollan servicios locales para
poblaciones excluidas de los circuitos económicos y financieros tradicionales. Les proporciona tanto financiación como apoyo. Desde 2017, SIDI ha adoptado la Transición Ecológica y Social (TES) como
enfoque central de su acción. Promueve así las finanzas al servicio del desarrollo integral socialmente justo y ecológicamente sustentable, basado en valores de solidaridad, confianza, ética y transparencia. Sus accionistas son tanto particulares como instituciones.
Sus socios aportan el capital que genera los medios para su acción y esperan a cambio una plusvalía exclusivamente humana, social y ambiental. Pionera de la financiación solidaria en Francia, SIDI es hoy reconocida por su actuación y homologada como Empresa de Solidaridad y Utilidad Social (ESUS) por parte del Estado. Las acciones de capital de SIDI están etiquetadas desde 1997 por el comité de expertos independientes de Finansol.
Inpulse, filial del Grupo Crédit Coopératif, es una gestora de activos con sede en Bruselas que se especializa en inversiones de impacto y
microfinanzas, y está autorizada por la FSMA (autoridad supervisora ​​belga). Tiene una larga experiencia en la financiación de
cooperativas, y con los años se ha convertido en una especialista en la gestión de fondos de inversión alternativos dedicados a la refinanciación de intermediarios financieros a largo plazo con vocación social y ambiental. Con más de 20 años de experiencia en
campo, Inpulse ha forjado vínculos estrechos con las principales redes de microfinanzas y economía social y múltiples
alianzas con actores locales generando un fuerte impacto social. Gracias a su equipo con base en tres países (Bélgica,
Polonia y Francia), Inpulse gestiona actualmente tres fondos de impacto (CoopEst, CoopMed, Helenos) con una capacidad de
Inversión total cercana a los 60 millones de euros. Los fondos CoopMed y Helenos han obtenido el etiquetado Finansol,
garantía de calidad en Francia para cualquier inversión solidaria.

El mejor modo de mantenerte al día.

Desde la redacción de Valor Social a tu correo una selección de noticias de finanzas éticas y economía sostenible.