Castellano

La banca ética y social canaliza la mayor parte de la inversión de impacto en España

Se ha celebrado en estos días el evento anual 2022 de SpainNAB (Consejo Asesor para la Inversión de Impacto).  Bajo el título “III ...

Di valorsocial

Se ha celebrado en estos días el evento anual 2022 de SpainNAB (Consejo Asesor para la Inversión de Impacto).  Bajo el título “III Camino al Impacto. Tiempo de Actuar”, el encuentro ha reunido a los principales actores interesados en la inversión de impacto en nuestro país y ha servido también para presentar los resultados de la segunda edición del informe “La inversión de impacto en España en 2021”, elaborado por SpainNAB con el apoyo de Esade Center for Social Impact. Para José Luís Ruíz de Munain, director general de SpainNab, “la inversión de impacto es aquella que busca de forma intencional un impacto social y/o medioambiental positivo medible, además de un retorno financiero (…) se convierte así en una herramienta (prácticamente una filosofía) que busca transformar nuestros sistemas económicos en economías de impacto, es decir, economías que sitúan el impacto social y medioambiental en el centro de sus decisiones”.

2.400 millones, pluralidad de actores y estrategias de inversión

Según datos del estudio, el tamaño de la inversión de impacto en España a diciembre de 2021 se consolida en torno a los 2.400 millones de euros, un 1% más respecto al año 2020. De esa cifra total, un 68% (1.637,7 millones) corresponde a lo que el estudio llama la banca ética y social que incluye actores identificados con la banca ética y la banca con valores, como Fiare Banca Etica o Triodos Bank, así como cajas laborales como Laboral Kutxa, pero también entidades como Microbank, autodenominado banco social vinculado a Caixa Bank.

Gráfico del Informe «La inversión de impacto en España 2021» elaborado por SpainNab

Las cifras del estudio reflejan la consolidación de la inversión de impacto en nuestro país, y también la pluralidad de actores y estrategias de inversión dentro del sector. En este sentido, entre las 31 entidades que han participado en el estudio, se han detectado 6 categorías de actores que gestionan capital para inversión de impacto. Además de la mencionada banca ética y social, se incluyen 15 fondos de capital privado que gestionan el 18 % del sector (435,8 millones), así como fundaciones (gestionan el 10% de este mercado), aseguradoras y fondos de pensiones, fondos de financiación pública y plataformas de crowdfunding. El informe destaca especialmente el crecimiento de los fondos de capital privado los cuales han aumentado los activos gestionados en un 33%, gracias a la aparición de nuevas gestoras y de nuevos fondos de las gestoras existentes. “Estas cifras demuestran que el sector se encuentra en una etapa de crecimiento notable, habiendo multiplicado prácticamente por cinco su tamaño en los últimos años”, indica el informe.

La mayor parte de la oferta de capital para inversión de impacto (un 75%) proviene de inversores individuales, en forma de depósitos de clientes, dado que ello supone la principal fuente de financiación para la banca ética y social que, como se ha mencionado, es el actor con mayor volumen de capital gestionado. También destaca el peso de inversores institucionales (un 10%) y, en menor medida, de los fondos públicos estatales y europeos (7%). En cuanto a la expectativa de rentabilidad, el 56% de los vehículos espera un retorno financiero similar al de inversiones comparables que no fuesen de impacto, mientras que el 41 % espera retornos inferiores y solo un 3% espera retornos algo superiores al retorno de mercado.

Impacto en España y diversidad de beneficiarios y sectores

En cuanto a las características de la inversión, la mayoría del capital utilizado en inversión de impacto está invertido en España (un 87%) y, aunque la inversión de impacto se destina a todas las etapas de desarrollo de las empresas sociales, el estudio demuestra que “hay más vehículos con capital disponible para las etapas de validación y crecimiento que para las etapas de preincubación e incubación”. Por sectores, la inversión de capital de impacto cubre un gran abanico de sectores, aunque se concentra más en los sectores de agricultura (30,5%) y salud (20,2%). Y mirando a las características de los beneficiarios, existe una gran diversidad ya que la mayoría de los vehículos utilizados se dirigen a varios colectivos. Sin embargo, más del 55% de los vehículos tienen el medio ambiente entre sus principales beneficiarios, seguido de niños y jóvenes (54%), personas con discapacidad (51%) y personas en desempleo (49%).

Gráfico del Informe «La inversión de impacto en España 2021» elaborado por SpainNab

En cuanto al volumen de las operaciones, según el informe, el promedio varía desde los 20.000 euros hasta los 6 millones. Los instrumentos financieros utilizados también son diversos, aunque predominan la inversión en capital (no cotizado), en el caso de las fundaciones; la financiación a través de la deuda, en el caso de la banca, y una combinación de ambas (un 39% de deuda y un 61% de capital) entre los fondos de impacto.

Retos del sector

El estudio también presenta algunos de los retos y debates del sector, en consonancia con las reflexiones que también se están llevando a cabo en otros países. Por un lado, se destaca la importancia de la medición del impacto social y medioambiental que actualmente se lleva a cabo de manera diversa por parte de los diferentes actores, utilizando diferentes herramientas. Por ello, “el reto sigue siendo que el impacto esté auditado o revisado por una entidad externa, ya que actualmente más del 50% de los inversores no lleva a cabo ningún tipo de verificación”, señala el informe. Por otro lado, entre las reflexiones internas del sector, se debate sobre la oportunidad de la inversión de impacto de transformar el sector financiero de una manera más amplia, más allá de ser un nicho de mercado. En este sentido, uno de los puntos principales en cuestión es sobre si es posible hacer inversión de impacto a través de la inversión en capital o deuda cotizados dado que no existe un consenso sobre cómo garantizar la integridad de las características propias de la inversión de impacto en los mercados cotizados.

El mejor modo de mantenerte al día.

Desde la redacción de Valor Social a tu correo una selección de noticias de finanzas éticas y economía sostenible.