Castellano
Emergencia Climática

La lucha contra la deforestación sigue siendo un espejismo

Los bancos y las multinacionales no dejan de apoyar directa o indirectamente la deforestación y las violaciones de los derechos humanos A pesar de ...

Di Claudia Vago
Según un informe, el compromiso de los grandes bancos y las multinacionales en el tema de la deforestación es todavía muy insuficiente © richcarey/iStockPhoto

Los bancos y las multinacionales no dejan de apoyar directa o indirectamente la deforestación y las violaciones de los derechos humanos

A pesar de los anuncios y promesas, las principales empresas multinacionales y los bancos no han dejado de apoyar, de manera directa e indirecta, la deforestación y las violaciones de los derechos humanos . Así se desprende del último informe de  la organización Rainforest Action Network (RAN), que examina una muestra de empresas y entidades de crédito vinculadas a la explotación de materias primas forestales. Los resultados del estudio son demoledores: ninguna de las 17 marcas y bancos analizados ha llevado a cabo acciones adecuadas para afrontar el problema de la destrucción de áreas boscosas causada por sus negocios. Tampoco han afrontado el problema del acaparamiento de tierras, ni el de la violencia contra las comunidades locales e indígenas .

El método de evaluación de los compromisos sobre deforestación

Las puntuaciones asignadas a los bancos y empresas estudiadas son  insuficientes y, en algunos casos, gravemente insuficientes.

Puntuaciones asignadas por el informe a bancos y multinacionales. Siguiendo el alfabeto, la puntuación se basa en A la mejor nota y F la peor.  @Rainforest Action Network

La evaluación  se basa en cinco preguntas :

  • ¿Han dado los bancos y las empresas al menos un primer paso para adoptar políticas que eliminen el apoyo a la deforestación y las violaciones de los derechos humanos en sus cadenas de suministro de productos básicos ?
  • ¿Han hecho público el impacto de sus actividades sobre los bosques y sobre los derechos de las comunidades locales e indígenas?
  • ¿Previenen la violencia y garantizan el pleno respeto de los derechos de las comunidades locales e indígenas?
  • ¿Realmente cambian sus prácticas de compra o financiación si se descubre que el socio comercial viola sus políticas de protección forestal y derechos humanos?
  • ¿Pueden demostrar a sus clientes que sus socios comerciales cumplen con sus estándares?
Más de 22.500 millones de dólares a empresas que actúan con riesgos de impacto en áreas boscosas

Cinco de los siete bancos analizados obtuvieron una F, la peor calificación, como el banco estatal de Indonesia BNI, el CIMB de Malasia y el ICBC de China. Entre estas cinco entidades también se encuentra la japonesa MUFG y la estadounidense JPMorgan Chase , que, sin embargo, el año pasado adoptaron el principio “No Deforestación, No Turba y No Explotación” (NDPE, en inglés), en un claro ejemplo de lavado de cara publicitario.

Los bancos internacionales analizados continúan financiando a clientes que promueven la deforestación y las violaciones de los derechos humanos. Desde el Acuerdo de París de 2015 hasta la fecha, los siete bancos examinados han proporcionado más de 22.500 millones de dólares a empresas que explotan materias primas con riesgos de impacto en áreas boscosas y que operan en las tres principales regiones que albergan bosques tropicales: Indonesia , la cuenca del Congo y el Amazonas. JPMorgan Chase fue el más «generoso» en este sentido, aportando aportando 6.900 millones de dólares, seguido de MUFG con 4.000 millones de dólares.

El progreso de algunas multinacionales

En cuanto a las empresas multinacionales no financieras, hay tres que aún no han logrado avances sustanciales para acabar con la deforestación: el gigante de bienes de consumo Procter & Gamble , el fabricante de golosinas Mondelēz y la empresa japonesa de alimentos Nissin Foods.

Sin embargo, algunos grupos han mejorado sus políticas en comparación con el año anterior. Entre ellos, Colgate-Palmolive , Ferrero y Kao , pero siguen a la zaga de los demás. Unilever  es la única empresa que ha adoptado una política creíble para abordar su impacto en todas las cadenas de suministro de materias primas que plantean riesgos para los bosques, además de dar a conocer su huella forestal de partida.

Nestlé , por otro lado, sigue siendo la única empresa comprometida con divulgar su huella forestal global (para 2023), que es el impacto de la empresa en múltiples productos en las tres principales regiones de selva tropical: Indonesia, Congo y el Amazonas. La organización Rainforest Action Network espera que Procter & Gamble, Mondeléz, Ferrero, Mars y PepsiCo se comprometan a hacer lo mismo pronto.

Falta de control sobre los proveedores

Un punto conflictivo en todas las empresas investigadas es el de los proveedores . Ninguna de las entidades analizadas ha suspendido sus relaciones con quienes continúan violando los derechos de las comunidades y abasteciéndose de productores que provocan la deforestación.

Además, ninguno de los bancos y empresas examinados solicitó a sus proveedores, clientes e inversores pruebas del cumplimiento del derecho al consentimiento libre, previo e informado ( CLPI ). Hasta la fecha, ningún banco o empresa ha revelado los procedimientos que utiliza para garantizar el respeto de los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales a decir no al desarrollo en sus tierras.

Foto iStock by ©richcarey
Mejorar la trazabilidad y la transparencia para combatir la deforestación

Muchas veces, lo que hace que las afirmaciones y los compromisos para eliminar la deforestación no sean muy fiables es la ausencia de mecanismos de verificación independientes y creíbles para garantizar el cumplimiento de las políticas del NDPE. Además, las empresas no pueden identificar las fuentes de todas las materias primas que compran.

Proporcionar esta información básica debe ser el primer paso para verificar que estas materias primas sean producidas por empresas que protegen las selvas tropicales, las turberas y los derechos humanos”, se lee en el informe. «Ha habido algunas mejoras en la trazabilidad y divulgación de las listas de proveedores durante el año pasado, pero se necesita una mayor transparencia para comprender el alcance total del impacto de cada empresa en las cadenas de suministro de aceite de palma, madera, papel, carne de vacuno o soja».

El mejor modo de mantenerte al día.

Desde la redacción de Valor Social a tu correo una selección de noticias de finanzas éticas y economía sostenible.