Castellano
Opinión

¿Gas, energía nuclear y armas «sostenibles»? Entonces somos orgullosamente «insostenibles»

La taxonomía europea guiará las inversiones en todos los sectores económicos. Por eso todo el mundo quiere ser considerado sostenible. Buenas noticias: todo ...

Di Andrea Baranes, vicepresidente de Banca Etica
Un cañón Otobreda 76/62 ©Ketil/Wikimedia Commons

La taxonomía europea guiará las inversiones en todos los sectores económicos. Por eso todo el mundo quiere ser considerado sostenible.

Buenas noticias: todo es sostenible . Esta parece ser la principal conclusión a la que han llegado las instituciones europeas tras un largo proceso para identificar qué actividades pueden incluirse dentro de las elegibles para definir las finanzas sostenibles . Un trabajo centrado en la denominada taxonomía , o sea, en el análisis de los impactos sobre el medio ambiente y el cambio climático de cada actividad.

La primera versión, redactada por un grupo de expertos y científicos, excluía toda una gama de sectores. Sobre este primer borrador, sin embargo, ha habido un tira y afloja ligado a los lobby sectoriales, a vetos cruzados entre los distintos gobiernos europeos, a valoraciones de conveniencia económica más que medioambiental. El resultado es que, de momento, incluso actividades como la explotación de gas o la energía nuclear podrían estar entre las «sostenibles».

Hasta la industria vinculada a defensa pide declararse sostenible

Para que no falta nadie, intentando subirse a la ola, hasta el grupo aeroespacial y de defensa italiano Leonardo habría pedido, en las últimas semanas, a la Unión Europea que evitara poner las inversiones en el sector de defensa en la «lista mala», instándola a etiquetar la industria como sostenible en lugar de socialmente dañino.

Todo ello en un momento en el que casi todos los grandes grupos bancarios del planeta compiten por presentarse como sostenibles y respetuosos con el medio ambiente. Una cifra que contrasta directamente con los enormes flujos financieros que siguen fluyendo hacia los combustibles fósiles y otras actividades con impactos extremadamente negativos.

Captura de la web del Banco Santander / Imagen del Informe Banking on Climate Chaos, de Rainforest Action Network, 2021.
¿Qué queda entonces fuera de la taxonomía?

Si los combustibles fósiles, la energía nucleares, las armas y las altas finanzas son todas actividades sostenibles, ¿qué queda fuera? Aparentemente no mucho, pero si ahondamos un poco vemos que no es así.

Cada vez es más insostenible realizar una evaluación mucho más rigurosa y estricta, no solo ambiental sino también social y de gobernanza , y realizar una evaluación de impacto de cada solicitud de financiación, como hacen las finanzas éticas .

Cada vez es más insostenible excluir por completo al sector fósil, la energía nuclear, las armas, las actividades contaminantes , así como excluir la especulación, o derivados como el sector del juego, o la utilización de
paraísos fiscales .

Cada vez se hace más insostenible operar, actuar, en sentido general, para aquellas instituciones de tamaño pequeño y fuertemente ancladas al territorio cuando las reglas de supervisión bancaria son únicas y adaptadas a grupos más grandes.

Es cada vez más insostenible seguir otorgando crédito a los sujetos más débiles con menos garantías de capital, chocando con regulaciones que penalizan severamente a estos sujetos.

Es insostenible centrarse en actividades de microcrédito, en particular hacia personas del sur del mundo, cuando el regulador busca cómo apoyar a las grandes empresas que ya tienen un acceso extremadamente fácil a la liquidez.

Cada vez es más insostenible basar el modelo de gobierno en la participación de miles de accionistas y clientes en un momento en que los bancos cooperativos se ven obligados a abandonar el modelo de «una persona, un voto» para convertirse en una sociedad anónima.

Imagen portada del Informe de Impacto 2021 de Banca Etica/Fiare Banca Etica
Somos orgullosamente insostenibles

Un modelo decididamente insostenible, el de las finanzas éticas. Si no fuera porque funciona, genera ganancias para quienes lo proponen e impactos positivos para la sociedad en su conjunto. Estimula la participación y el intercambio de valores y objetivos entre las personas accionistas, clientas y empleadas del banco. Devuelve a las finanzas ser un instrumento al servicio del medio ambiente y de la sociedad en su conjunto.

Si la sostenibilidad que se nos propone se compone de combustibles fósiles, especulación, energía nuclear y armas, cada vez tiene más sentido ir en la dirección contraria. Durante más de veinte años, las finanzas éticas hemos sido orgullosamente insostenibles.

El mejor modo de mantenerte al día.

Desde la redacción de Valor Social a tu correo una selección de noticias de finanzas éticas y economía sostenible.