Castellano
clima

Petróleo y clima. 19 bancos detrás del desastre del Amazonas

La denuncia de las ONG: los bancos del viejo continente financian la industria petrolera que devasta a Ecuador y sus comunidades Diecinueve bancos europeos está...

De Matteo Cavallito
Un ejemplo de los daños causados ​​por la extracción de petróleo de Chevron en 2017 en áreas de algunos pueblos de la Amazonía ecuatoriana. FOTO: Julien Gomba a través de Flickr CC 2.0.

La denuncia de las ONG: los bancos del viejo continente financian la industria petrolera que devasta a Ecuador y sus comunidades

Diecinueve bancos europeos están acusados ​​de financiar controvertidas operaciones petroleras masivas en la Amazonía. Las instituciones de crédito, en particular, habrían brindado su apoyo a la extracción de petróleo crudo en la región de las Cuencas Sagradas en Ecuador. Los cargos están contenidos en un informe difundido en las últimas semanas por las organizaciones norteamericanas Stand.Earth, presente en Canadá y Estados Unidos, y la californiana Amazon Watch.

Las actividades de la industria petrolera, señalan los investigadores, han estado durante mucho tiempo en la mira de los críticos por las consecuencias negativas en términos de impacto ambiental y humano en detrimento de las comunidades indígenas. Además de su contribución al cambio climático.

I finanziamenti delle banche europee al settore petrolifero USA in Amazzonia (2009-19). Fonte: Amazon Watch, Stand.Earth, “European banks financing trade of controversial amazon oil to the U.S.”, agosto 2020.
Préstamos de bancos europeos al sector petrolero estadounidense en la Amazonía (2009-19). Fuente: Amazon Watch, Stand.Earth, “Los bancos europeos financian el comercio del controvertido petróleo amazónico hacia los EE. UU.”, Agosto de 2020.

ING lidera el ranking de bancos (en el que también está Unicredit)

En 2019, los bancos financiaron 15,3 millones de barriles contra 4,8 en 2009. En la década revisada en el informe, ING Bélgica, la institución más señalada, apoyó activos totales de 29 millones de barriles por un valor de aproximadamente 2 mil millones. dolares Le sigue Credit Suisse (26,6 millones de barriles por 1,8 mil millones de dólares), el francés Natixis (26,6 millones, $ 1,6 mil millones), su compatriota BNP (24,1 millones, $ 1,7 mil millones), UBS (14,9 millones, $ 853 millones) y el holandés Rabobank (10,9 millones, $ 679 millones). Entre los prestamistas menores también se incluyen Société Générale, Abn Amro, Deutsche Bank, Unicredit y Barclays.

Classifica dei finanziamenti delle banche europee al settore petrolifero USA in Amazzonia (2009-19). Fonte: Amazon Watch, Stand.Earth, “European banks financing trade of controversial amazon oil to the U.S.”, agosto 2020.
Ranking de préstamos bancarios europeos al sector petrolero estadounidense en la Amazonía (2009-19). Fuente: Amazon Watch, Stand.Earth, “Los bancos europeos financian el comercio del controvertido petróleo amazónico a los EE. UU.”, Agosto de 2020.

Muchas de estas operaciones han comenzado desde sucursales en Ginebra, la capital del comercio de petróleo. Los principales distribuidores mundiales de crudo y materias primas tienen su base en las orillas del lago. Entre ellos se encuentran Core Petroleum, Taurus, Gunvor, Trafigura y Castor que en el período analizado gestionaron operaciones en Ecuador por 16.000 millones de dólares, movilizando cerca de 230 millones de barriles.

I trader più esposti nel settore petrolifero USA in Amazzonia (2009-19). Fonte: Amazon Watch, Stand.Earth, “European banks financing trade of controversial amazon oil to the U.S.”, agosto 2020.
Los comerciantes más expuestos del sector petrolero estadounidense en la Amazonía (2009-19). Fuente: Amazon Watch, Stand.Earth, “Los bancos europeos financian el comercio del controvertido petróleo amazónico hacia los EE. UU.”, Agosto de 2020.

El coronavirus no detiene el negocio

Desde 2009 hasta la fecha, explican los investigadores, los bancos y otras empresas financieras involucradas habrían financiado una producción total de 155 millones de barriles. El petróleo se vendería a refinerías estadounidenses (especialmente en California, punto de llegada del 40% del petróleo) generando una facturación total de unos 10.000 millones de dólares. El costo ambiental es asombroso: 66 millones de toneladas de CO2 producidas, equivalentes a las emisiones anuales de 17 plantas de carbón.

“En la Amazonía, la industria petrolera ha dejado una huella tóxica, agravada por derrames recientes que han contaminado ríos y perturbado la salud y seguridad alimentaria de las comunidades indígenas ”, explica Moira Birss, directora de Clima y Finanzas de Amazon Watch. “Incluso durante la pandemia de la COVID-19”, agrega, “las compañías petroleras han seguido expandiendo sus negocios, poniendo a los pueblos indígenas aún más en riesgo. Los bancos no pueden pretender cumplir sus promesas climáticas y de derechos humanos mientras continúan financiando el comercio petrolero de la región”.

El accidente de abril

Las palabras de Birss ponen en tela de juicio el muy controvertido accidente ocurrido en abril cuando un deslizamiento de tierra provocó un corte en un oleoducto cerca de la ciudad de El Coca, en el noreste de Ecuador. El desastre provocó un derrame de petróleo que contaminó el río. Es decir, la principal fuente de agua potable para los 45.000 habitantes de la zona, en la provincia de Orellana. Los efectos del accidente también se sintieron en la cercana provincia de Sucumbíos. Holger Gallo, presidente de la comunidad indígena local Panduyaku, expresó su preocupación.

“Nuestro sustento depende de la caza y la pesca”, dijo a Reuters. El gobierno, en representación de la estatal Petroecuador, y la privada Heavy Crude Pipeline (OCP), que administra el oleoducto, han asegurado que están listos para intervenir para resolver la situación.

El caso Chevron

El incidente de El Coca es solo el episodio más reciente de una larga lista de eventos controvertidos que salpican las actividades de la industria petrolera local. Los activistas de Amazon Watch son muy conscientes de esto, y en los últimos años han presentado una acusación muy dura contra la corporación Chevron. En 2001, la multinacional estadounidense completó la fusión con su competidor Texaco, presente en Ecuador de 1964 a 1990. Este último está acusado de causar grandes daños al medio ambiente al verter, según Amazon Watch, más de 60 mil millones de litros de aguas residuales tóxicas y unos 63 millones de litros de petróleo.

Diez años después un tribunal ecuatoriano condenó a Chevron a una indemnización masiva de 18 mil millones de dólares, que luego se redujo a 9,5, lo que desató una larga serie de batallas legales. En 2014, el tribunal de distrito de Nueva York falló a favor de la corporación al juzgar “fraudulenta” la sentencia dictada en la nación latinoamericana. Desde entonces, Chevron ha recibido una larga lista de pronunciamientos favorables.

Comunidades locales contra los bancos

Las Cuencas Sagradas, explican activistas de Stand.Earth y Amazon Watch, es una de las zonas más ricas del mundo en cuanto a biodiversidad se refiere. Habitada por alrededor de medio millón de indígenas que representan a más de veinte grupos nacionales, la región todavía experimenta todos los riesgos típicos asociados con la extracción de petróleo: desde la violación de los derechos de los residentes hasta la deforestación. Un tema siempre de actualidad, este último, que sigue despertando fuertes protestas, especialmente a la luz de las polémicas políticas gubernamentales en el vecino Brasil. Las comunidades locales han reaccionado fuertemente oponiéndose a la expansión de las actividades petroleras. A principios de agosto, algunas organizaciones llevaron el asunto a los tribunales pidiendo una moratoria sobre las actividades de transporte de petróleo en la región. Poniendo en tela de juicio las responsabilidades de los bancos.

«Me pregunto si los directores de los bancos en Europa conocen el coste real de su financiación. Me pregunto cómo pueden dormir tranquilos sabiendo que su dinero deja a miles de pueblos y comunidades indígenas sin agua, sin alimentos y en devastadoras condiciones de salud por la contaminación de los ríos Coca y Napo ”, declaró el Presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía ecuatoriana (CONFENIAE), Marlon Vargas.

«Mi chiedo se i dirigenti delle banche in Europa conoscano il costo reale del loro finanziamento. Mi domando come possano dormire tranquilli sapendo che il loro denaro lascia migliaia di popolazioni e comunità indigene senza acqua, senza cibo e in condizioni di salute devastanti a causa dell’inquinamento dei fiumi Coca e Napo» ha dichiarato il Presidente della Confederazione delle nazionalità indigene dell’Amazzonia ecuadoriana (CONFENIAE), Marlon Vargas.

¿Qué sostenibilidad?

Los pedidos de los activistas son claros: dejar de financiar operaciones petroleras, transparencia y respeto a los derechos de las poblaciones locales. Los prerrequisitos, en teoría, existirían. Todos los bancos involucrados, subrayan los investigadores, han asumido compromisos formales a lo largo de los años en materia de sostenibilidad y respeto de los derechos de los pueblos indígenas. Pero las respuestas dadas por los institutos, por el momento, no son del todo convincentes.

Rabobank ha dado a conocer que ya no se dedica a financiar operaciones petroleras en la zona. UBS e ING Bélgica “se han comprometido a involucrar a sus partes interesadas sin comprometerse a actualizar sus políticas de sostenibilidad”. Mientras que Credit Suisse, según la nota difundida por las organizaciones, “reconoció la importancia de los resultados del informe, pero declinó su responsabilidad al afirmar que sus políticas (de responsabilidad social y ambiental, ed) se aplican únicamente a las actividades de Financiamiento de proyectos “. Solo Natixis se ha comprometido a actualizar sus pautas de sostenibilidad. BNP Paribas y Deutsche Bank no respondieron a las solicitudes.

El mejor modo de mantenerte al día.

Desde la redacción de Valor Social a tu correo una selección de noticias de finanzas éticas y economía sostenible.