Castellano
finanzas

Historia del Bitcoin: cómo nació y en qué se ha convertido

Nacido en 2008 para descentralizar las transacciones, el Bitcoin se ha convertido más bien en un instrumento especulativo. Aquí está su génesis y su ...

De Claudia Vago, Domenico Villano

Nacido en 2008 para descentralizar las transacciones, el Bitcoin se ha convertido más bien en un instrumento especulativo. Aquí está su génesis y su futuro

En 2008, Satoshi Nakamoto, un inventor cuya identidad aún se desconoce, presentó el proyecto de la primera criptomoneda, el Bitcoin, en una lista de correo de expertos en criptografía. Poco más de dos meses después, el sistema ya estaba operativo. Bitcoin y los otros cientos de criptomonedas que han pasado a primer plano en los últimos años han tenido un desarrollo vertiginoso: diez años después del lanzamiento de la primera criptomoneda, el mercado valía más de 110 mil millones de dólares. Más o menos lo mismo que el PIB de Marruecos. Después de los primeros 10 años surgieron algunos problemas críticos. Pero comencemos la historia desde el principio.

¿Qué son las criptomonedas?

Las criptomonedas son herramientas que, en base a los principios de la criptografía, permiten que una red de personas que no se conocen generen dinero y lo hagan circular, ante la ausencia de una autoridad central para validar sus transacciones.

Para comprender el alcance de esta innovación, es útil recordar cómo se realizan actualmente las transacciones en moneda digital: cuando pagamos 1 euro por una barra de pan con nuestra tarjeta de débito, simplemente enviamos un mensaje a nuestro banco, dando la orden de transferir un cierta cantidad de nuestra cuenta a la de la panadería. En el registro vinculado a nuestra cuenta corriente se marcará “-1 euro” mientras que en la de la panadería, “+1 euro”. En este tipo de transacciones, los bancos actúan como garantes, ya que verifican y actualizan las bases de datos donde se registran los saldos de las cuentas corrientes de todos los ciudadanos.

El Bitcoin fue inventado para realizar este mismo tipo de transacciones sin necesidad de la intermediación de bancos. En los sistemas de criptomonedas, las bases de datos de los bancos individuales se reemplazan por un solo libro mayor, un registro de todas las transacciones, actualizado minuto a minuto por una red de miles de contribuyentes anónimos en todo el mundo.

Pero, ¿cómo es posible coordinar el trabajo de miles de personas desconocidas? ¿Cómo evitar errores y estafas? ¿Cómo conseguir que cada colaborador registre exactamente las mismas transacciones en el mismo orden?

¿Qué es el blockchain?

La tecnología que permite la circulación de las criptomonedas se llama blockchain (cadena de bloques). El libro de contabilidad digital creado por Satoshi Nakamoto es el resultado de la combinación de los estudios criptográficos más avanzados, de la tecnología P2P (peer-to-peer, es decir, una red en la que los ordenadores conectados son cliente y servidor al mismo tiempo y así las usuarias pueden acceder a los ordenadores de los demás compartiendo archivos) y un sistema preciso de incentivos para la acción. Este libro de contabilidad digital está formado por bloques de transacciones validados por los denominados mineros.

Los mineros son personas que ponen a disposición el hardware de su oedenador para realizar cálculos matemáticos complejos con el fin de confirmar transacciones y garantizar su seguridad. Como recompensa por su servicio, los mineros pueden cobrar tarifas de transacción y obtener Bitcoins recién creados. De hecho, cada vez que te mueves de un bloque de la cadena al siguiente, se emiten Bitcoins y se distribuyen inmediatamente a los mineros más rápidos para resolver los cálculos matemáticos proporcionados.

Una limitación importante del sistema de minería de Bitcoin es su enorme coste ambiental. Las computadoras que procesan datos para validar transacciones en criptomonedas consumen más energía que un país como Chile en un año. Un impacto ambiental catastrófico, agravado por el hecho de que la mayoría de los que se han lanzado a la carrera minera residen en China, donde una gran parte de la electricidad todavía se produce gracias al carbón.

¿Es Bitcoin un sistema monetario descentralizado real?

No exactamente. Según la teoría económica, el dinero tiene tres funciones: es al mismo tiempo un medio de cambio, una medida de valor y un depósito de riqueza.

En los últimos años, el valor de cambio de las criptomonedas ha experimentado fluctuaciones increíbles y repentinas, del orden de miles de euros. ¿Cómo sería posible utilizar Bitcoin en la panadería como medio de intercambio si su valor cambia minuto a minuto? Además, ¿cómo puede un objeto digital que no tiene valor intrínseco ser una medida de valor? ¿Y si éste no está reconocido como medio de pago por una autoridad central (por ejemplo, un banco central)?

Probablemente no estaba en los planes del misterioso inventor Satoshi Nakamoto, pero hoy Bitcoin y otras criptomonedas no son medios de intercambio sino instrumentos especulativos desregulados. Cientos de miles de personas compran y venden criptomonedas todos los días con el único objetivo de beneficiarse de su crecimiento en valor; la burbuja especulativa de la que fueron protagonistas entre finales de 2017 y principios de 2018 es una prueba clara de ello.

Dicho esto, las criptomonedas han mostrado cierta resistencia sobreviviendo al estallido de la burbuja. En cualquier caso, son instrumentos que necesitan un mayor desarrollo si aspiran a convertirse en verdaderos sistemas monetarios.

¿Cuál es el potencial de la tecnología blockchain?

Blockchain es la tecnología en la que se basa Bitcoin, pero podría resultar muy útil en otros contextos. En el caso de las criptomonedas, se ha utilizado para rastrear transacciones en monedas digitales. Pero también podría usarse para registrar contratos o derechos de propiedad, para generar y vender electricidad limpia de forma independiente, entre otras posibilidades. Al mismo tiempo, sin embargo, debemos desconfiar de quienes dicen que el blockchain puede resolver cualquier tipo de problema, como si fuera una panacea universal.

¿Pueden las criptomonedas jugar un papel en la Economía Solidaria?

En la actualidad, las criptomonedas se presentan como herramientas especulativas, pero al perfeccionar su funcionamiento e hibridarlas con otras innovaciones en el campo de las finanzas alternativas y la economía colaborativa, podrían dar lugar a sistemas con un fuerte impacto social. El primer tema que se debe abordar es el ambiental, necesitamos estudiar soluciones para reducir el impacto ambiental de las cadenas de bloques al hacer que la minería sea menos intensiva en energía.

Superado este obstáculo, una posible línea de desarrollo es la que se deriva de la combinación de la tecnología blockchain y los sistemas monetarios locales y complementarios, con el fin de generar grandes redes de confianza. De manera similar, blockchain podría usarse para crear redes cooperativas descentralizadas de trabajadores de la economía gig. En competencia directa con grandes plataformas lucrativas como Uber o Foodora.

¿Cuál es la posición de Europa sobre las criptomonedas?

El Banco Central Europeo lanzó en octubre pasado un estudio sobre la posibilidad de emitir un euro digital junto con la emisión de papel moneda. Es una respuesta directa a la multiplicación de monedas privadas y, en particular, al proyecto de Facebook llamado Libra. El objetivo es garantizar que el euro no se vea abrumado por este mar de criptomonedas no reguladas. El euro digital se basaría en la tecnología blockchain que permitiría acelerar los intercambios garantizando la fiabilidad. Pero a la vez, según el BCE, el euro digital seguiría siendo una moneda garantizada y controlada por el banco central.

Publicado originalmente en valori.it

El mejor modo de mantenerte al día.

Desde la redacción de Valor Social a tu correo una selección de noticias de finanzas éticas y economía sostenible.