Castellano
Parte 3

Por qué Europa puede poner en riesgo sus compromisos climáticos

La Comisión Europea podría clasificar las inversiones en gas como “verdes”, algo que socavaría los compromisos climáticos. Las opciones que podrí...

De Andrea Barolini
Manifestación por el clima © Yhteiskuntaoppi/Wikimedia Commons

La Comisión Europea podría clasificar las inversiones en gas como “verdes”, algo que socavaría los compromisos climáticos.

Las opciones que podría tomar la Comisión Europea para aplicar concretamente la taxonomía, es decir, el sistema a partir del cual se clasifican las actividades económicas según su impacto sobre el clima y el medio ambiente, no convencen a las organizaciones no gubernamentales. El pasado mes de diciembre, 130 iniciales firmaron un documento en el que expresaban directamente sus preocupaciones. Pidiendo al órgano ejecutivo en Bruselas que siga menos presión de los lobbies industriales y más las recomendaciones del Grupo Técnico de Expertos (Teg). El organismo que, desde julio de 2019, en nombre de la Comisión, ha trabajado en los distintos capítulos contenidos en el Plan de Acción (la estrategia de la UE para regular las finanzas sostenibles). Incluida la propia taxonomía y los criterios de aplicación.

Las promesas sobre el clima, los lobbies industriales y el cambio de rumbo del riesgo

Coordinadas por WWF, en su declaración las ONG señalaron con el dedo sobre todo el proyecto de “actos delegados“. Es decir, los textos sobre cuya base se deberá aplicar de forma concreta la taxonomía de las actividades “verdes”. Aunque inspirados en el informe final del Teg, entregado en marzo de 2020, estos documentos presentan diferencias significativas.

Pero demos un paso atrás. La taxonomía europea representa el corazón de la estrategia europea para garantizar la sostenibilidad de las finanzas. En otras palabras, sirve para dirigir los flujos financieros privados y públicos hacia actividades que contribuyan a la transición ecológica. Es por eso que muchas grandes industrias lo ven con preocupación, responsables de grandes cantidades de emisiones de gases de efecto invernadero, que son los principales responsables de la alteración del clima.

¿Cómo se llegó a este punto? El pasado mes de enero, la Comisión Europea envió una carta a la Plataforma de Finanzas Sostenibles (establecida en septiembre de 2020). En el texto, se pidió asesoramiento “sobre el uso actual y potencial de la taxonomía para permitir la financiación de la transición a una economía sostenible”. “Si a primera vista la carta no parece preocupante – explica la organización no gubernamental Reclaim Finance – la percepción cambia al examinar su contenido en detalle. De hecho, la Comisión ha planteado una serie de cuestiones que pueden debilitar la taxonomía. El pretexto es la necesidad de garantizar la flexibilidad y financiar la transición de sectores “no verdes”. Esto podría allanar el camino para la inclusión de actividades hasta ahora excluidas “.

El intercambio de cartas “ofensivo” que involucró a la Comisión Europea

Un riesgo que aparece claro en la respuesta del presidente de la Plataforma, Nathan Fabian, a la Comisión: «La taxonomía puede hacer más para reconocer los esfuerzos para mejorar el desempeño. Incluso para aquellos sectores económicos que hoy cuentan con herramientas limitadas para cumplir con los criterios de una misma taxonomía ».

La clasificación de actividades e inversiones compatibles con la lucha contra el cambio climático dependerá de la taxonomía europea © ChinnaPong / iStockPhoto

Para usar términos aún más simples, el intercambio entre la Plataforma y la Comisión parece ser una respuesta a las críticas de las grandes empresas. Según este último, de hecho hay sectores que son más difíciles de “descarbonizar”. Y los criterios indicados por la taxonomía serían demasiado restrictivos.

“Este es un argumento peligroso –continúa Reclaim Finance – ya que es el resultado, por un lado, de una interpretación incorrecta de la taxonomía. Por otro lado, el deseo de preservar algunos sectores a pesar de su impacto climático”. Por ejemplo, uno de los temas más complicados de resolver es el del gas: “Incluirlo en la clasificación de inversiones” verdes “-explica Sebastien Godinot, economista del Buró Político Europeo de WWF- podría representar el fin de la taxonomía. Porque minaría totalmente su credibilidad ”.

El nudo del gas y la bioenergía: “Así derrotamos nuestros compromisos climáticos”

“Existe un riesgo real de greenwashing“, explica Isabelle Brachet, de ActionAid. “Permitir que las inversiones en gas fósil sean recompensadas significa comprometer el compromiso europeo de abordar la emergencia climática”, se hace eco del director de la oficina europea de Legambiente, Mauro Albrizio.

En particular, las ONG críticas han identificado diez aspectos problemáticos. Incineradores, combustibles fósiles, bioenergía, hidroelectricidad, deforestación, biocombustibles, transporte acuático por tierra y mar, hidrógeno y granjas. Según organizaciones no gubernamentales, por ejemplo, en hidroelectricidad “no se han seguido las indicaciones del Grupo Técnico de Expertos y no se consideran los impactos negativos de las pequeñas plantas sobre la biodiversidad de agua dulce. Así como su escasa contribución en términos de producción energética”. En lo que respecta a la bioenergía, se subrayó que la propuesta de la Comisión es “extremadamente peligrosa. Basándose en la directiva errónea de “energías renovables”, consideraría sostenible cualquier tipo de madera que se queme para producir energía. Esto contradice todas las investigaciones científicas recientes y la propia evaluación de impacto europea de 2016

ActionAid: “Existe el riesgo de una luz verde para las inversiones en combustibles fósiles”

“Numerosas actividades enumeradas en el proyecto de actos delegados de la taxonomía europea”, continúa Isabelle Brachet de ActionAid, “no son amigables con el clima y deben eliminarse”. Es el caso de la bioenergía producida por madera procedente de bosques o de algunos cultivos, “que corren el riesgo de estimular el acaparamiento de tierras y el hambre en el Sur global”, explica. Brachet, por tanto, confirma los riesgos asociados al gas considerado “verde”: “Los inversores lo interpretarían como una luz verde para seguir financiando combustibles fósiles en lugar de centrarse en las renovables. Diez naciones y la industria del gas están presionando a la Comisión. Y solo un número menor de países miembros solicita su exclusión”.

Sin embargo, según la militante de ActionAid, “la seguridad energética de Europa es importante, pero no se trata de la taxonomía. Esto simplemente necesita determinar qué se clasifica como inversión verde. No impide el financiamiento privado de industrias que contaminan, ya que no existen sanciones ni prohibiciones“.

Relato vs realidad: las contradicciones de las entidades financieras que se llaman sostenibles

El mejor modo de mantenerte al día.

Desde la redacción de Valor Social a tu correo una selección de noticias de finanzas éticas y economía sostenible.