Castellano
Parte 9
economía social

Co(n)vivir en Convivir. Testimonios de cooperativas de vivienda en cesión de uso.

En Horcajano de Santiago (Cuenca), se encuentra el proyecto Convivir. Está orientado a mayores de 60 años, con algunas excepciones y con estancias temporales para ...

De valorsocial

En Horcajano de Santiago (Cuenca), se encuentra el proyecto Convivir. Está orientado a mayores de 60 años, con algunas excepciones y con estancias temporales para personas jóvenes y niños. La iniciativa surge de un grupo de personas que habían compartido actividades durante años. La necesidad de prevenir la soledad y el deseo de compartir la vida de forma comunitaria fueron dos pilares en la creación de este edificio de dos alturas, ventanales que aseguran una buena iluminación y amplios espacios interiores, además de cubrir todas las necesidades que las personas que lo habitan puedan tener.

De cara al futuro, siguen trabajando para conseguir nuevas personas socias, mejorar el desarrollo de los talleres como forma de fomentar la convivencia o afianzar la gestión de servicios diarios.

Está conformadp por 66 vivendas de tres tipologías según el tamño (25 m², 40 m² y 50 m²), en las que viven 122 personas. Los espacios comunes (Comedor, cocina, lavandería, apartamento para invitados, servicio médico, gimnasio, baños geriátricos, biblioteca y salas de actividades) ocupan un total de 4,722 m².

Entrevistamos a Víctor, que vive en Convivir desde hace poco.

¿Por qué decidiste participar en un proyecto de cooperativa de vivienda?

Por el deseo de seguir compartiendo forma de vida con personas que están en la misma actitud, todo ello por una decisión personal y de pareja. También para prevenir la soledad, tener un ocio compartido y colaborativo, desarrollar inquietudes que antes no he podido realizar, etc. No quiero ser carga para hijos y familiares.

¿Cómo estás viviendo la experiencia?

Con cierta novedad. Es como comenzar de nuevo pero sabiendo lo que quieres y con la vista puesta en el plazo o periodo que estimo me queda de vida. Esta nueva situación te da otra perspectiva de futuro y compartida.

Con inquietud, que te hace fijarte en los compañeros que tienen ritmos de vida diferentes, otras visiones de la realidad que se nos avecina y otra forma de ver la vida y la sociedad, así como las formas de colaboración, etc. Todo ello te permite abrirte a los demás, a sentirte activo, a continuar el crecimiento personal.

Alguna incertidumbre en las decisiones, pero sin miedos, sin dejar de lado a las personas y las cosas colectivas. Un afianzamiento de los valores colectivos que representan el “espacio de los comunes”.

¿Con qué retos os estáis encontrando?

Al ser una cooperativa, cierta desigualdad a la hora de analizar nuestra nueva realidad y de buscar las alternativas que puedan ser las mejores para la sostenibilidad del proyecto. Hemos necesitado construir criterios comunes.

Los diferentes conocimientos profesionales y diversos tiempos de maduración ante las incidencias que se presentan y a las que es necesario responder con precisión y rapidez en su efectiva solución.

Encajar la valoración y perspectiva del propio proyecto, en cada uno de los socios, que tiene su tiempo, que es diferente en cada persona, y que viene acompañada de la historia personal de cada uno.

¿Crees que cualquier persona puede participar en un proyecto de este tipo, o se necesitan ciertos conocimientos de algún campo o un carácter especial?

Todo depende de la voluntad con que se quieran integrar las personas, y si son conscientes de que cuando se vive en colectividad, todos tienen que ceder algo para ganar todos.

Es vital para este tipo de proyectos tener en cuenta que los gustos y criterios personales no pueden ser únicos en el diseño de las actuaciones colectivas. Y que la dimensión de las actuaciones en común son diferentes a lo que vivíamos antes de forma individual.

Dicho esto, entiendo que sí se puede, y que en el proceso de convivencia se despejan muchos miedos y se empoderan las personas. Dar valor a lo común y a lo colectivo hace que se superen casi todas las dificultades.

De todas formas, en este tipo de proyectos, cualquier aportación de cada persona socia a la construcción del relato colectivo, enriquece a todos, y todo lo que procede del conocimiento profesional ó experiencia personal es muy positivo.

Sin varitas mágicas, San Giorgio, una experiencia italiana

El mejor modo de mantenerte al día.

Desde la redacción de Valor Social a tu correo una selección de noticias de finanzas éticas y economía sostenible.